Estimulación motriz en Bebés

La estimulación motriz ayudará a que los bebés sean capaces de controlar sus movimientos adecuadamente, e incrementará su nivel de coordinación. Logrando de esta manera darles a los niños las herramientas necesarias para que puedan manejar su cuerpo con más facilidad.

Esto es algo que influirá en acciones que irán tomando a lo largo de su vida como caminar, escribir, tocar algún instrumento o hacer algún deporte. Por lo que su importancia es una que debe ser siempre recordada.

¿Qué es el desarrollo motor y cuál es su importancia?

El desarrollo motor comprende a todas las habilidades de manejo del bebé sobre su propio cuerpo. Este control va apareciendo después del primer mes de vida, porque anteriormente el recién nacido no es capaz de manejar sus movimientos y estos no son más que reflejos.

Su vitalidad recae en que es la base del desarrollo de las habilidades no solo cognitivas, sino lingüísticas y hasta sociales. Porque con ellas podrá explorar y descubrir el mundo en el que vive.

El primer año de vida en este desarrollo es esencial debido a que gran parte de su capacidad cerebral evolucionará, y también este primer año estará lleno de logros al nivel neurológico. Incluso los bebés logran tanto este primer año, que dicho avance no se compara al logrado en otros años de su vida.

Y es que en apenas 12 meses, podrá pasar de ser un ser dependiente en sus movimientos por completo a obtener habilidades especificas capaces de independizarlo.

También es interesante conocer que el desarrollo motor se divide en la motricidad fina y la motricidad gruesa. La motricidad fina se refiere a movimientos específicos realizados con las manos como la aprensión o la escritura. Mientras que la motricidad gruesa comprende aquellas que se perfeccionan teniendo como finalidad la ganancia de la independencia. Como por ejemplo, las pataditas o el caminar.

¿Cómo estimular su desarrollo motriz?

Si bien los bebés irán creciendo y con ello mostrarán un mayor control sobre su cuerpo, el proporcionarles una estimulación motriz adecuada logrará que los resultados sean más notorios y positivos para estos.

De acuerdo a su edad es que los padres ayudarán a sus hijos en este proceso. Siendo algunos de los más indicados:

2 a 4 meses

  • Fortalecimiento del tronco: Para fortalecer su tronco se puede colocar al bebé boca abajo en una pelota de buen tamaño, como una de playa o una de Pilates, para después balancearlo a los lados.
  • Fortalecimiento del cuello: Para este se colocará al bebé boca abajo sobre una cuña al mismo tiempo que éste está entretenido con algún juguete. Después se debe pasar la mano por su espalda para que el bebé tenga el estímulo de levantar su cuello. Por igual, el juguete que tiene puede ser llevado de lado a lado para así seguirlo con el movimiento de su cabeza.
  • Mantenimiento del equilibrio: Con la ayuda de un rodillo, se colocará a este debajo del pecho del bebé y se procederá a desplazarlo hacia adelante y atrás al sujetarlo por las piernas. Como si se tratase de una carretilla. Para que el bebé se sienta más emocionado con el movimiento, se puede colocar un juguete que le guste mucho delante.

3 meses

  • Control del cuerpo: Los ejercicios de rodado son excelentes para que el bebé aprenda a voltearse por sí solo. El bebé debe ser acostado boca arriba y se tiene que levantar el brazo sobre el que próximamente girará. Algunas veces se practicará esto para así después con la ayuda de cierto juguete lograr que el mismo se voltee, y con ello logre alcanzar la pieza de su atención.

4 meses

  • Fortalecimiento de espalda: Otra vez, usando una cuña se deberá acostar boca arriba en esta al bebé, para después sujetarle de las manos para que pueda el mismo hacer fuerza y subir. Con esto se comprobará si es capaz de sujetar la cabeza con corrección y cuando vaya haciéndolo con más facilidad, la cuña debe dejar de ser usada. Asimismo es posible fortalece sus manos, dándole para se sujete un aro, sujetado por el adulto, en lugar de manos.

 6 a 9 meses

  • Fortalecimiento del arrastre: A los 6 meses se puede colocar un juguete cerca del bebé e impulsarlo para que lo tome al empujarle por las nalgas.
  • Estimulación para el gateo: A los 7 meses es una buena idea hacerlos jugar con túneles para que mejoren sus habilidades en el gateo. Los túneles se pueden hacer con sabanas o sillas y también se podrán agregar obstáculos para que sea más difícil el atravesarlos. Como obstáculos servirán juguetes o almohadas.
  • Estimulación para caminar: Cuando el bebé tenga más de 9 meses sus primeros pasos pueden ayudar a ser dados al colocar una hilera de sillas y permitir que se apoye de estas.  

Eduardo Fernandezhttps://todosobrebebes.com
Padre en camino, Fan de las nuevas tecnologías y la lectura. CoFundador de Todo Sobre Bebés.

POST RELACIONADOS

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Conectate con Nosotros

196FansMe gusta
1,001SeguidoresSeguir

Post Recientes